Esquelas Sonoras - Cantos Fúnebres Para Músicos Inmortales Ver más grande

Esquelas Sonoras - Cantos Fúnebres Para Músicos Inmortales

: Libro
: Dani Llabrés

Artículo nuevo

180 páginas
15 x 21 cm.
Encuadernado en rústica con solapas

Más detalles

20,00 €

Más

La avioneta de Otis Redding se estrelló en un lago, a Elvis Presley le dio un infarto en el retrete, Brian Jones se ahogó en una piscina, Robert Johnson fue envenenado con un vaso de whisky, Charlie Parker murió de un ataque de risa viendo la televisión, a Marvin Gaye su padre predicador le descerrajó dos tiros… 

Esquelas sonoras es un compendio de reflexiones, narraciones o ensoñaciones sobre estos viajes al otro barrio y muchos más, protagonizados todos ellos por algunos de los más grandes iconos de la salvaje jungla musical. Con prólogo de Alejandro Diez Garín, alias Álex Flechazo/Cooper, y profusamente ilustrado por Álex Barbarroja, Marcel Bontempi, Javier Cámara, Tobi Dahmen, Max Galli, Jose ‘Mardi’ Lledó, Berto Martínez, Darren Merinuk, Maic Milkyway, Fernando Mirrors, Tete Navarro, Jaime Pantoja, Pedro Poyatos, Marco Recuero, Julia Sáinz Cortés, Lupo Sol y Marcos Torres.

“Esquelas sonoras nos presenta un emocionante desfile de personajes de inspiración alocada, autores de las más brillantes páginas del gran libro de la cultura popular del siglo XX. Cantantes y compositores en su mayoría, pero también algún que otro elemento colateral, figuras clave de la escena musical cuyo gran acierto fue estar en el momento preciso en el lugar adecuado… El libro nos propone un excitante viaje por los ghettos de Trench Town en Jamaica, las mansiones del elegante barrio de Chelsea en el Londres ultramoderno, los pasadizos azules y subterráneos de Chicago o los hoteles de mala muerte frente a Birdland en Broadway, NY… Esquelas sonoras destila pasión por los sonidos y devoción por sus hacedores, y regatea de manera acertada la tentación del juicio moral. Un relato que huye de lo macabro pero no evita la realidad, cuarenta tragos de vida en los que la música se apaga antes de tiempo”  (Álex Cooper, del prólogo).